A FAVOR DEL VIENTO. COLUMNA DE FERNANDO DASENCIC

A FAVOR DEL VIENTO116

02 DE AGOSTO DE 2018

 

Hace algunos programas atrás, Cristina hacía mención a la Aporofobia y a la creadora del término la filósofa valenciana Adela Cortina Orts. Ya lo habíamos hecho el año 2017 y no insistiremos en desmenuzar el termino, por el contrario veremos cómo  está presente en la mayoría de las acciones que realiza el neoliberalismo, convirtiéndose en la columna vertebral de la segregación y la desigualdad en la sociedad contemporánea.

El rechazo a la pobreza y por ende a los pobres, se manifiesta de distintas maneras en la sociedad, desde las propinas y las changas de la diputada Carrio, a las protestas de los habitantes de una comuna rica de Chile, llamada Las Condes, por la construcción de viviendas sociales en su territorio.

Hay una  canción que  dice: el pueblito se llama Las Condes y está junto a los cerros y al cielo… y veras como quieren en Chile al amigo cuando es forastero. Lejos estamos de querer a quien es un forastero, si no somos capaces de querer a nuestros propios compatriotas más pobres. A los únicos que queremos en Las Condes o en Vitacura es a  los extranjeros que compran tierras y mansiones, como lo ha hecho una gran cantidad de argentinos que han sacado sus capitales para invertir en tierras y edificios.

Muchas veces he manifestado que el espejo de Macri es Chile. Para parecerse a Chile es necesario actuar como lo están haciendo. Reducir las jubilaciones al nivel más bajo posible, disminuir el gasto público a los niveles que exige el FMI.  Volver al sistema privado de pensiones, o lo que llaman: la libertad de los trabajadores de disponer de sus fondos previsionales. Sin embargo solo se trata de crear una acumulación de millonarios fondos  administrados por empresas, la mayoría multinacionales, que son las únicas que ganan en definitiva.

Otra forma de parecerse a Chile es crear desocupación liquidando los empleos formales, creando millones de trabajadores por cuenta propia, totalmente desprotegidos,  que son el ejército de reserva para modificar los salarios a la baja. Junto a ello modificar, a favor de los patrones, el criterio con que actúan los servicios dependientes del Ministerio del Trabajo, mientras, en otras instancias, se prepara una Ley Laboral que en Chile se hizo en dictadura, bajo la dirección de José Piñera, hermano del actual presidente. En una reciente exposición este Piñera manifestó que uno de los grandes triunfos del Plan Laboral de la dictadura, no era que no había pobres en Chile, sino que los que había, eran menos pobres que los del resto de Latinoamérica.

Para parecerse a Chile además hay que estar dispuesto a seguir los dictados económicos y políticos de EE.UU., tener entre ojos a Venezuela, ridiculizar las acciones que emprende Evo Morales en Bolivia, estar de acuerdo con la justicia corrupta de Brasil, alertar sobre los males que llegaran al México junto con López Obrador, ser partícipes activos del grupo de Lima y llevar el amen a los dictados de la OEA y su Secretario General Luis Almagro.

Otra coincidencia con Chile es la forma de financiar las campañas políticas. En Chile se hizo presentando facturas ideológicamente falsas, con el agravante que muchas de ellas fueron pagadas a distintos partidos políticos por SQM , una empresa de litio que dirigía  Julio Ponce Lerou, yerno del dictador Pinochet, quien se la adjudicó con las privatizaciones de la dictadura de su suegro. Con la sola excepción del Partido Comunista, todo el arco político de derecha a izquierda se financio, en mayor o menor medida de esa manera.

Aquí la coalición Cambiemos fue un alumno aventajado con  las campañas de Macri y Vidal. No pongo las manos al fuego que no existan más candidatos, que se hayan financiado con aportantes brujos. Llevamos unos cientos que han desmentido haber aportado personalmente a estas campañas, sin embargo, lo más grave de todo es que si no aportaron, de donde salió la plata? Es un caso claro de lavado de dinero, veremos si la oficina anticorrupción y los fiscales dicen algo.

Por último, algo que comente hace varios meses atrás. No será necesario viajar al Miami Santiaguino a comprar barato, los electrónicos ya son más baratos aquí, esperen , cuando se liquiden el resto de las pymes industriales todo será más barato, pero habrán vendido su soberanía, no solo política sino también económica .

La situación económica solo cierra en ambos paises con represión policiaca y militar. En Chile se hizo bajo dictadura, en Argentina vemos algo parecido, aun cuando el gobierno sea legal. Ya nos extenderemos más en nuevos bloques sobre el tema.

Buenas noches y buena vida.

 

Compartir en redes sociales