A FAVOR DEL VIENTO. COLUMNA DE FERNANDO DASENCIC