Iouli Andreev, responsable de la limpieza radiactiva tras el desastre: “La miniserie Chernobyl está llena de grandes mentiras”

El especialista militar de la URSS pasó más de cinco años en la zona. «Cualquier país intenta mantener en secreto las causas de los grandes accidentes por razones políticas», dice a Culto.

“Soy uno de los especialistas aún vivos que sabe prácticamente todo acerca de Chernóbil”, lanza sin falsa modestia. Nacido en 1938, Iouli Andreev (el tercero desde la derecha) pasó más de cinco años en la zona (de mayo de 1986 a diciembre de 1991) a cargo de la descontaminación nuclear tras la fatídica explosión del reactor número 4 de la planta Vladimir Ilich Lenin, el 26 de abril de 1986, en la entonces República Socialista Soviética de Ucrania. Por ello no oculta sus reparos ante la miniserie del momento: Chernobyl, de HBO. “Es una película de propaganda primitiva, llena de mentiras y trucos”, comenta Andreev en esta entrevista con La Tercera.

–¿Qué estaba haciendo el día del accidente de Chernóbil?

-Yo era un especialista militar en el área de la defensa del Ejército contra armas de destrucción masiva. Inmediatamente me enviaron a Chernóbil como parte del Centro Científico del Ministerio de Defensa de la URSS para eliminar las consecuencias del accidente. Las organizaciones de la sociedad civil no pudieron hacer frente a este problema por sí mismas.

–¿Qué día llegó a la zona?

-Arribé a la zona del accidente el 22 de mayo. Antes de eso, estudié brevemente el problema a partir de la información disponible en ese momento y participé en el diseño de una máquina especial para trabajar en zonas con niveles de radiación de hasta 1.000 rayos X por hora. Me convertí en director científico del Servicio Soviético de Emergencias Nucleares en marzo de 1988, después de dos años de trabajo en la zona de Chernóbil.

-¿Qué sintió al llegar al epicentro de la tragedia?

-Los expertos no se guían por sentimientos durante su trabajo.

–Usted trabajó desde mayo de 1986 hasta diciembre de 1991 en el área. ¿Cuáles fueron sus principales tareas? ¿Tenía protección suficiente contra la radiación?

-Mi tarea, tan pronto como fuera posible, consistía en eliminar las consecuencias del accidente de Chernóbil. No hay medios prácticos de defensa efectiva contra la radiación durante el trabajo en lugares con una alta tasa de dosis de rayos gamma, excepto la reducción del tiempo de irradiación.

Controles carreteros en las cercanías de la siniestrada central nuclear en 1986. Foto: chnpp.gov.ua
-Muchos de los llamados “liquidadores” murieron poco después debido a la radiación. ¿Usted sufrió algún tipo de secuelas?

-Los liquidadores no “murieron poco después” del accidente, porque no llegaron inmediatamente a la zona de alta radiación. Solo el personal de la planta nuclear y los bomberos sufrieron porque desconocían el nivel real de radiación.

-¿Qué explicación tiene para el accidente de Chernóbil en 1986?

-En esa época se registró una cadena de accidentes en la URSS debido a la debilidad del gobierno y la alta tasa de corrupción.

-¿Cree que una tragedia similar podría ocurrir en Rusia hoy?

-Los accidentes en las centrales nucleares del mundo ocurren aproximadamente una vez cada 25 años y la frecuencia de tales accidentes, como ha demostrado la práctica, no depende del sistema político. Es imposible hacer que las centrales nucleares sean absolutamente seguras por varias razones técnicas. El propietario puede gastar más dinero en el diseño y operación de plantas de energía nuclear, pero no es rentable comercialmente. Hasta ahora, nuestro planeta ha tenido suerte después de los accidentes nucleares, ya que el viento no se ha dirigido a las grandes ciudades tras las emisiones de radioactividad, pero no sucederá siempre.

-A su juicio, la miniserie de HBO “no tiene nada que ver con la realidad”. Sin embargo, los críticos han elogiado la producción, inspirada en el libro Voces de Chernobyl, de la Premio Nobel de Literatura Svetlana Alexiévich. ¿Cuáles son sus principales reparos?

-En cuanto a las mentiras de HBO sobre Chernóbil, el principal culpable no es (el ingeniero en jefe adjunto de la planta, Anatoly) Dyatlov, sino (el científico Valery) Legasov. Dyatlov hizo todo lo posible para evitar el accidente. Puedo probarlo, tengo los documentos correspondientes. La serie está llena de grandes mentiras y, como lo requiere la propaganda, pequeños detalles verdaderos.

-¿Justifica entonces el secretismo del gobierno soviético de la época, encabezado por Mijaíl Gobarchov?

-Cualquier país intenta mantener en secreto las causas de los grandes accidentes por razones políticas y la URSS no fue la excepción. Los asuntos políticos no tienen explicación lógica. La posición de HBO es hipócrita, es propaganda primitiva.

Iouli Andreev.
-¿Ha visitado la zona de nuevo? ¿Cuál es su opinión sobre los tours que existen hoy a Chernóbil?

-Visité Chernóbil varias veces después de 1991, pero no lo recomiendo a todos, excepto a los especialistas

Compartir en redes sociales