Trump llega a la cumbre del G7 mientras las disputas globales amenazan la unidad

Saint-Jean-de-Luz, Francia (CNN) — A medida que la economía mundial se estremece, el Medio Oriente hierve y la selva amazónica arde, los líderes mundiales se reúnen en la costa atlántica de Francia para un fin de semana de conversaciones que pocos creen que puedan resolver algo de eso.

El presidente Donald Trump llegó a Francia este sábado por la mañana después de un vuelo nocturno desde Washington, su llegada fue precedida por más medidas arancelarias que los economistas, y la mayoría de los otros jefes del Grupo de los 7, creen que están contribuyendo a una depresión económica globalizada.

Su primera parada fue un patio soleado para almorzar frente a su anfitrión, el presidente francés Emmanuel Macron

“Hasta ahora, todo bien”, dijo Trump, una evaluación optimista a minutos de iniciada su visita de tres días a Francia. “El clima es fantástico. Todos se llevan bien. Creo que lograremos mucho este fin de semana”.

Y aunque Macron se esforzó poco para ocultar sus diferencias con Trump, incluso en lo que llamó “puntos críticos” como el cambio climático, Trump insistió en que se llevaban bien, al menos la mayor parte del tiempo.

“De vez en cuando lo dejamos ahí solo un poco, no mucho”, dijo.

Trump debe asistir a una cena para los líderes el sábado por la noche en la base de un alto faro blanco plantado sobre un acantilado rocoso con vistas a la elegante Biarritz, el lugar de celebración de la cumbre de este año. Las conversaciones formales comienzan el domingo por la mañana.

Los líderes mundiales tienen mucho que discutir. Asuntos de política exterior enconados como Irán y nuevas tensiones entre India y Pakistán están sobre la mesa. El anfitrión de la cumbre, el presidente francés Emmanuel Macron, dice que también quiere abordar los incendios forestales en la selva amazónica.

Sin embargo, de cara a la cumbre, la economía global en decadencia parecía ser la cuestión más apremiante. Trump insistió en una sesión especial del domingo por la mañana para discutirlo. Otros líderes culpan su uso de los aranceles, tanto a amigos como a enemigos, por sopesar el crecimiento, hacer que las manufacturas se contraigan y provoquen problemas en los mercados de valores.

De hecho, existe un escaso optimismo de que la confabulación del G7 generará el tipo de solidaridad contra las fuerzas amenazantes que ha producido en el pasado. Trump ha dejado en claro su desdén por la cumbre, dejando a las G7 de los últimos dos años en un crudo retroceso. En conversaciones con asistentes durante las últimas semanas, se ha preguntado por qué debe asistir este año, creyendo que es un uso particularmente improductivo de su tiempo, según personas familiarizadas con las conversaciones.

Play Video

El G7 representa las principales economías del mundo, y ha sido durante mucho tiempo una parada regular en el calendario del presidente de Estados Unidos. La membresía incluye a Estados Unidos, Alemania, Francia, Japón, Italia, Canadá y el Reino Unido. En sesiones de grupos pequeños, con solo los líderes y pocos asistentes presentes, los principales problemas económicos y geopolíticos del mundo se discuten extensamente.

Antes de partir, Trump insistió en que esperaba reunirse con amigos, aunque reconoció que no estaba exactamente en buenos términos con cada uno de los líderes con los que se encontrará este fin de semana.

“Creo que será muy productivo ver a los líderes, que son amigos míos en su mayor parte”, dijo en un oscuro South Lawn cuando salía de la Casa Blanca. “No diría el 100% de los casos, pero en su mayor parte”.

Continuó insistiendo en la fortaleza de la economía estadounidense, a pesar de las señales de advertencia de una recesión inminente.

“Creo que lo estamos haciendo muy bien. Nuestra economía está muy bien”, dijo. “Estamos teniendo una pequeña disputa con China y la ganaremos”.

Cada día, sin embargo, queda claro que la “disputa” es más que poco. Antes de abandonar Washington, Trump anunció un aumento en los aranceles a las importaciones de productos chinos en represalia por los nuevos aranceles desde China. Hay pocas señales de que cualquiera de las partes cederá, incluso cuando persiguen un acuerdo comercial más amplio.

Trump espera usar la sesión del domingo por la mañana para presumir de su éxito en impulsar la economía de Estados Unidos, particularmente en comparación con otros países donde están surgiendo signos de debilidad.

“Anticiparía que el presidente Trump hablará con franqueza sobre las políticas que ha visto funcionar en su propia economía y realmente quiere trabajar con otros países en el G7 para descubrir cómo podemos impulsar el crecimiento de las economías en general para garantizar que hay mercados y oportunidades para todos nuestros trabajadores y personas”, dijo un funcionario de la administración sobre el objetivo del presidente al convocar a las conversaciones económicas.

Después de cumbres pasadas, Trump se molestó por las largas discusiones sobre el medio ambiente y los océanos, dijeron personas familiarizadas con su reacción, y sintió que no se le dio suficiente espacio para promocionar sus logros como presidente.

Para ayudar a que su asistencia sea más agradable esta semana, los asistentes presionaron para agregar la reunión económica del domingo por la mañana como un lugar para alardear sobre la economía de Estados Unidos ante los líderes de las naciones donde el crecimiento se está desacelerando.

Los manifestantes marchan para protestar contra la Cumbre anual del G7. (Crédito: Gari Garaialde/Getty Images)

La noción de que el presidente estadounidense convoque una sesión simplemente para hacer alarde de la fuerza relativa de la economía de Estados Unidos, y tomar crédito por ello, no es probable que se sienta bien con otros líderes, particularmente porque muchos de ellos culpan a sus tácticas comerciales por una caída en el crecimiento global. Y los funcionarios europeos señalaron que era poco probable que Trump no fuera cuestionado durante la reunión, y que otros líderes probablemente expresen su preocupación de que su uso de aranceles esté causando graves daños a la economía global.

Eso es poco probable que afecte a Trump. Ya ha amenazado con nuevos aranceles sobre el vino francés en respuesta a lo que dijo son intentos tontos de gravar a las empresas tecnológicas estadounidenses como Facebook y Google.

Y los organizadores franceses han establecido bajas expectativas para una muestra concluyente de unidad. Macron ha dicho que la noción de producir un comunicado conjunto al final es “inútil”.

Trump, mientras tanto, se está preparando más intensamente para las varias reuniones individuales que ha programado con otros líderes, incluido un nuevo aliado, el primer ministro británico Boris Johnson, que está ocupado preparándose para la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Trump también se reunirá uno a uno con los líderes de las otras naciones del G7.

Compartir en redes sociales