Poesía de Juana Bignozzi

Yo que moriré vendiendo las joyas
que nunca tuve
extiendo esta mano como si blandiera guante de
encaje
que no conoció
porque hizo tareas domésticas
con sentido histórico hartazgo y cierta dignidad
yo que moriré
espero limpia y perfumada y es probable
con olor a decencia
no olvidaré el escenario inaugural
donde se encendieron y apagaron las luces
donde creció mi adolescencia y murió mi
juventud

Compartir en redes sociales