Y AHORA?

Lo que podemos rescatar del quilombo que se armó en Chile son básicamente dos cosas:

1º. Lo mismo que en Ecuador: la moraleja de que no hay que tirar bombas en el patio del vecino, porque más temprano que tarde la bomba va a caer en tu patio y no vas a saber de qué disfrazarte. Si uno de tus vecinos está con problema en casa, lo peor que podés hacer es aliarte con el enemigo de tu vecino para proponer “soluciones” al conflicto. Eso es injerencia, te están usando como un forro y cuando te pase a vos te van a hacer lo mismo y no te va a gustar.

1º. (B) Venezuela podría ahora aliarse con los enemigos de Piñera para proponer “soluciones” al problema de Chile. Quizá hasta fundar un Grupo de Caracas y eso. Pero no, Venezuela no cae en esas indignidades.

2º. Lo que sí cae es la careta de ciertos progres. Muy lindo el Informe Bachelet sobre la situación de Venezuela. ¿Escribirá la señora Bachelet un Informe Bachelet Recargado sobre la situación en Chile? Probablemente no, porque como veíamos acá se trata de tirar la bomba en el patio del vecino.

Lo lindo de esta posmodernidad es que las cosas suceden con una velocidad alucinante y la justicia llega rápido. Lo que antes tardaba décadas y siglos en darse vuelta ahora pasa a los pocos meses nomás.

¿Y si le sale un presidente encargado a Piñera? ¿Qué argumento va a usar para decir que eso no es legítimo?

Compartir en redes sociales