Barajar y dar de nuevo  

La vara de Peña y el tendal récord que deja el Gobierno Cambiemos. Alberto Fernández, la coalición de gobierno y el acuerdo social ¿Cómo renegociar la deuda sin morir en el intento?

“Dejamos la vara muy alta” deslizó Marcos Peña en un reportaje que brindó en el corolario del gobierno que integra, y en medio del proceso de transición que atraviesa el bloque de representación política que durante los últimos años lideró el PRO/Cambiemos.

La aseveración tiene mucho de imperativo categórico, pero poco de análisis de la constatación empírica que señala que el Gobierno Cambiemos no deja un solo segmento de gestión que pueda exhibir como satisfactoria. Entonces, si los números no acompañan, es mejor recurrir a la moral, pero por supuesto, a la propia.

Por eso no sorprende la designación al frente del PRO de Patricia Bullrich, quien durante cuatro años demostró ser un buen cancerbero de los intereses de la clase que se hizo del gobierno de la mano de Cambiemos.

Pero no sólo eso. Bullrich representa el aparato de Inteligencia estadounidense e israelí en el gobierno y en su articulación con el que -legal e ilegalmente- se despliega desde la AFI. Y es quien devolvió a las fuerzas policiales un papel medular en el contexto de la revitalización del punitivismo y la hipótesis del enemigo interior

Compartir en redes sociales