Chaco presentó la Tarjeta Alimentaria

Este lunes se entregaron 66.500 plásticos en la provincia del noroeste. Raúl Toto Galván instó a que el Estado arbitre los medios necesarios para que este mecanismo incluya a los productores de la agricultura familiar.

Daniel Arroyo y Jorge Capitanich presentaron este lunes en Chaco la tarjeta alimentaria que fue entregada a 66.500 vecinos de una de las provincias con más necesidades de Argentina.

“Este plan busca garantizar el derecho social a la seguridad alimentaria y nutricional y el acceso a la canasta básica de alimentos impulsando los proyectos productivos y las economías locales”, precisó la gobernación de Chaco en un comunicado.

Desde el gobierno provincial afirmaron que trabajan en «un registro de productores locales para conformar una red de comercialización local que garantice la demanda de la producción de los trabajadores de la economía popular»

En este sentido, indicaron que «la economía popular, el cooperativismo y la agricultura familiar tendrán un rol importante en el fortalecimiento de los mercados populares como espacios de comercialización con un precio justo y consumo responsable a partir del encuentro entre productores y consumidores, sin intermediarios». Por último anunciaron que «se instrumentarán créditos a tasas bajas e incentivos a la economía social y agricultura familiar con el propósito de apuntalar proyectos vinculados a la autogestión».

 

Voz campesina

 

“Veníamos de una situación muy difícil de todos estos últimos años de macrismo que dejó profundas secuelas en todo el país y, particularmente, en Chaco donde la pobreza está por encima de la que hay en otras provincias”, recalcó el referente de la Unión de Campesinos Poriajhú, Raúl Toto Galván.En este contexto, Galván recalcó “la tarjeta alimentaria cayó muy bien como una herramienta para enfrentar la coyuntura”, pero advirtió que “durante las semanas previas al lanzamiento de la Tarjeta, “los hipermercados hicieron una remarcación brutal que llevó a que se disparen los precios de la canasta básica”,

Por lo que instó a que el gobierno “adopte los mecanismos necesarios para frenar esta situación”, ya que “aquí le robaron alrededor de un veinte por ciento de los productos que incluuye la Tarjeta”.

Pero más allá delos hipermercados, la Unión de Campesinos Poriajhú sabe que existe otra economía y que está vinculada a la producción comunitaria, la agricultura familiar y a pequeña escala, pero también a formas de comercialización capaces de sortear la intermediación parasitaria.

Y lo hacen –desde hace varios años- por medio de ferias en la que los productores se vinculan directamente con los consumidores.

“Tuvimos una reunión con el gobernador de la provincia en la cual se planteó esta cuestión, pero hay que resolver muchas cuestiones técnicas para que sea posible”, explicó Galván y recordó que los productores de la agricultura familiar “no tenemos espalda para esperar tres meses para que el Estado nos pague lo que vendimos por medio de la Tarjeta” y, además “cada campesino debería tener cuenta bancaria para que se le deposite ahí lo de la tarjeta”.

Por lo que pidió que el gobierno resuelva “todas estas cuestiones técnicas”, ya que “es muy importante que la comercialización se haga en forma directa” algo que, recordó, “estamos haciendo desde el mercado campesino y es una experiencia que debería generalizarse”.

Tras lo que hizo hincapié en que “la Tarjeta Alimentaria debe ser una etapa, pero hay que meterle en el tema de la agricultura familiar para poder generar trabajo y avanzar hacia la soberanía alimentaria”

Compartir en redes sociales