SIEMPRE EL MISMO JUEGO por Fernando Dasencic

Como lo planteamos desde siempre, los embates de la derecha y el
imperialismo se dan en todos los ámbitos, tienen como objetivo desde
perturbar a un gobierno progresista hasta el derrocamiento de los que se
oponen a las políticas neoliberales y pudieran ser ejemplo para que otros
actúen de la misma forma.
A través de todo el mundo el imperialismo se alía con las oligarquías
nacionales para someter a los pueblos, solo importa que el gobierno esté o
no de acuerdo con sus dictados.
En el primer caso se apoya con los organismos políticos regionales y los de
crédito internacional tales como el FMI, Banco Mundial etc. En el segundo
caso se recurre a la más despiadada presión política y económica por medio
de los mismos organismos que comentamos.
Se recurre para desprestigiar a paises y dirigentes, a campañas orquestadas
por la derecha y sus medios de comunicación, para ello no importan si el país
tiene un buen desempeño económico, solo basta que esté en desacuerdo
con los dictados del imperialismo.
Los organismos de crédito internacional tienen una gran presencia del
imperialismo norteamericano, por lo tanto los paises que están endeudados
se ven ante la disyuntiva de ser amos o esclavos. Hay que tener una gran
entereza y el apoyo de su pueblo para quienes están en esa situación, no es
fácil pero si necesario oponerse con valentía a los dictados del imperio.
Uno de los ámbitos en los cuales hay que tener independencia es en la
política internacional, la relación con los paises de la región y el mundo debe
basarse en la autodeterminación de los pueblos. Cada país debe darse el
gobierno que estime conveniente y su proyecto de nación debe ser resuelto
por sus propios ciudadanos.

Los proyectos nacionales y populares tienen una tarea previa la cual descansa
sobre la unidad del pueblo, hemos dicho siempre que la suma de las minorías
constituye la verdadera mayoría. Esta premisa solo es posible si se es capaz
de forjar la unidad en la diversidad, para ello es necesario dejar de lado lo
que desune y potenciar los lineamientos en los cuales estamos de acuerdo,
se trata de concertar y no de cooptar como pretende siempre el
imperialismo.
En base a estos conceptos podemos analizar la política en el orden local,
nacional e internacional sin temor a equivocarnos y, si lo hacemos, debemos
tener la grandeza de reconocer nuestro error.
Consideramos un error de la política internacional de la Cancillería argentina
sumarse a los que condenan diariamente la situación en Venezuela y apoyan
al agente de la CIA Guaidos. Celebramos eso si el retiro de las cartas
credenciales a quien no representa a Venezuela como embajadora, con esto
se diferencia del Grupo de Lima creado especialmente para oponerse a la
libre determinación del pueblo venezolano y sus dirigentes.
Quisiéramos una actitud condenatoria a los cientos de asesinatos que se
producen en Colombia sobre todo los de los campesinos, dirigente sociales y
guerrilleros que han confiado en el proceso de Paz .Tampoco compartimos la
actitud adoptada ante la muerte en Irak del General Iraní Qasem Soleimani
por orden directa de Trump, lo que constituye un asesinato en un país
extranjero en contra de todas las normas del derecho internacional.
La actitud decidida del Presidente Fernandez quien en conjunto con México
logro salvar la vida del Presidente Evo Morales otorgándole además el apoyo
del gobierno, es una demostración de la independencia que desea imprimir
el presidente a la política exterior, privilegiando su pertenencia a Latinoamérica.
La situación económica critica en que se encuentra el país producto de los
cuatro años de desgobierno del macrismo, no nos debe influir en la independencia que debemos tener ante los embates del imperio y sus aliados criollos.

Hasta la próxima.

Compartir en redes sociales