¿Se acuerda del Tiar?

Una caricia significativa del capitalismo

COMPAÑERO PRESIDENTE por Fernando Dasencic

El precariado, mata